jueves, 4 de enero de 2018

11 preguntas para construir una agenda política municipal de éxito.


Palabras clave: #PolíticaLocal #ComPol #AgendaPolítica #Prioridades #Preocupaciones

El día a día de una organización política a nivel local implica hacer un seguimiento correcto de la realidad municipal. Del seguimiento nace un listado de temas que se trabajan, cerrándose unos o quedando abiertos otros a la espera de su resolución definitiva. Todos los temas requieren evaluarse para conocer su relevancia real e identificar a los agentes implicados en las mismas, siempre con intención de intervenir en ellas con cierto grado de éxito. 

No importa si se está en gobierno u oposición, si vives en Honduras, en Argentina o en España, con o sin representación gubernamental; el modelo de trabajo se mantiene en todos los casos sin grandes diferencias. Moviéndonos alrededor de la agenda política municipal conocemos lo que se trabaja, analizamos su realidad y nos planteamos, a nivel interno, si el día a día de esta agenda está respondiendo a necesidades reales y a las principales preocupaciones ciudadanos.

Dependiendo cómo gestiones esta realidad responderás a esta pregunta de manera diferente: ¿Tú haces tu agenda política municipal o te la hacen otros? 

Para responder correctamente a esa pregunta, te dejo un modelo de trabajo que sintetizamos en 11 preguntas:
  1. ¿Conoce nuestra organización los temas a nivel local que se han convertido en la columna vertebral de la llamada agenda política municipal? Estos temas, ¿A qué necesidades ciudadanas responden?
  2. Si conocemos la agenda municipal real, las necesidades que quiere cubrir, entonces nos preguntamos: ¿Qué percepción hay entre los ciudadanos de que estas necesidades son importantes o prioritarias? 
  3. Los ciudadanos tienen necesidades y, muchas veces, se organizan alrededor de estas ´necesidades compartidas´ a la búsqueda de soluciones: ¿Conocemos estas estructuras organizativas? ¿Son organizaciones formales? ¿Hay líderes de opinión dentro de ellas?
  4. Si te organizas alrededor de un tema (necesidad), el siguiente paso es actuar para lograr una respuesta. Esto implica llegar a los representantes políticos, conseguir que el tema entre en la agenda política municipal (si no lo está) y lograr una respuesta satisfactoria: ¿Tenemos localizado en cada tema como están trabajando esta cuestión sus interesados? ¿Cómo están llegando los representados (ciudadanos) a sus representantes (políticos)?
  5. ¿El tema (problema/necesidad/interés) es parte de la agenda política municipal? ¿Cómo puede llegar a serlo? ¿Por qué unos temas llegan y otros no?
  6. ¿Vamos a defender un tema e incluirlo en la agenda política sin tener claro que su gestión es posible o no? Por lo tanto, ¿Conocemos la solución planteada? ¿Tenemos formulada una estrategia que lleve consecuentemente a plantear una solución (nuestra) real al tema o solo somos asertivos políticamente pero sin capacidad de respuesta? Hay que recordar que no saber responder a las necesidades identificadas de los ciudadanos es tan negativo como no identificarlas....generan la misma frustración.
  7. Conocida la respuesta al tema planteado por los ciudadanos, haciendo nuestra la solución y teniendo una estrategia, lo siguiente es responderse: ¿Quién nos apoya? ¿Cómo conseguimos un apoyo mayoritario?
  8. ¿Cuántos recursos municipales consume la posible solución/respuesta al tema planteado? Y desde esta perspectiva: ¿Genera oposición vecinal por los recursos que consume, por el tema tratado o por la solución planteada?
  9. Necesaria identificación de los elementos humanos, administraciones o sector privado implicados en la implementación de la solución/respuesta.
  10. Evaluamos de manera constante su ejecución y la manera en que se está coordinando con el resto de temas que conforman la agenda política municipal.
  11. La finalización del proceso solo es posible con un seguimiento posterior periódico y ajustes puntuales: ¿Tenemos localizado al responsable de esta fase final?
En todas las fases debemos ser conscientes del uso comunicativo que podemos hacer de la misma en relación a nuestro Plan de Comunicación Gubernamental (si estamos ejerciendo el gobierno) o a nuestro Plan de Comunicación Político (si estamos en oposición). También como afecta a la marca personal de los políticos implicados el tema concreto: no es la primera vez que un simple tema convierte en ángel o demonio al político que le tocó gestionarlo.

Sintetizando, y en el contexto de lo planteado en este artículo, somos conscientes que de esta forma podremos:
  • Localizar temas que no son prioritarios y a la vez localizar asuntos que, aún siéndolo, se han quedado fuera de la agenda política municipal.
  • Organizar estructuras vecinales entornos a temas que se han detectado como prioritarios pero donde no hay liderazgos ciudadanos concretos. Y a la vez localizar movimientos vecinales en torno a temas que parecían, en un primer momento, no prioritarios. 
  • Optimizar recursos. No es la primera vez que se dedican ingentes cantidades de recursos a temas que no son prioritarios para los vecinos o, por el contrario, pasar de largo temas con un alto grado de implicación política a nivel vecinal y que hubieran absorbido su solución escasos recursos municipales.
  • Metodología de trabajo. Se terminó el tiempo de las suposiciones.
  • El que gobierna mejora la gestión y control de la agenda política municipal. El que hace oposición consolida liderazgos alrededor de temas concretos.
Este artículo puedes relacionarlo, para una mejor comprensión, con el Documento: "Comunicación Gubernamental en el ámbito municipal" que realicé para la Universidad de Málaga (junio 2016).

Curso recomendado:
🚩 "Gestión de crisis empresariales"  [Tutellus]
Escuela de Postgrado Neumann Business School

Y ya sabes....... 

👉 Si te interesa lo que estás leyendo, SUSCRÍBETE a Interpolítica.com

Escribe aquí tu email:


Delivered by FeedBurner
Por @JRBAlgete