lunes, 5 de septiembre de 2016

Grupos de interés en el ámbito local.



Definamos grupo de interés diciendo lo que no es: (1) NO es un partido político...y no lo es porque su objetivo no es lograr un cargo público; (2) NO es un grupo de presión (o de poder)...y no lo es porque su actuación no se ciñe exclusivamente a presionar en los poderes públicos; (3) NO es un movimiento social...y no lo es porque a diferencia de estos, los grupos de interés, si son organizaciones formales en su funcionamiento.

Aquí nos interesa la actividad política de los grupos de interés porque tenemos que entender que son lo que son porque procuran intervenir en ella (en la vida pública/política). Pero, hay que señalar, que con tres características: (1) se organizan formalmente, (2) intervienen en la actividad política indirectamente, (3) mantienen una actividad propia -cultural, política, sindical, social, medioambiental,...- (la que les identifica y define) vinculada a los intereses que defienden.

Los sindicatos, las organizaciones patronales, las asociaciones de profesionales, las ONG, etc... son ejemplos muy señalados de lo que conocemos como ´GRUPOS DE INTERÉS´. Dentro de los propios partidos políticos se organizan grupos de interés con mayor o menor éxito en el desarrollo de su actividad.

¿En el ámbito municipal? ¿Dentro de los partidos políticos? Veamos de que manera toman presencia los grupos de interés en estos ámbitos.

En el primero, en el ámbito local (regional), podemos localizar dos tipos de grupos de interés:

  1. Los que dependen y son representación geográfica de grupos de interés que tienen presencia en ámbitos geográficos superiores. Sindicatos, asociaciones de empresarios o, incluso, algunas ONGs (asociaciones) montan redes regionales y locales para defender sus intereses de una manera efectiva en esos ámbitos. En la medida que mantienen una gran dependencia de sus estructuras superiores estos grupos de interés a nivel local o regional pierden fuerza, capacidad de influir, presencia, eficacia y eficiencia.
  2. Los que nacen como grupo de interés dentro de ese ámbito geográfico (municipal o regional) sin dependencia orgánica con estructuras superiores aunque, es importante señalar, puedan compartir intereses y objetivos con otros grupos similares, se organicen como movimientos o trabajen conjuntamente algunos aspectos organizativos, comunicativos o de acción directa.
En el segundo ámbito, dentro de la estructura de los partidos políticos, definimos los grupos de interés como:
  • Grupo de personas que comparten un interés concreto, se organizan para defenderlo y desarrollarlo generando actividad propia, influyendo desde dentro en el partido (e indirectamente en los poderes públicos), no siendo su pretensión constituirse como grupo de presión interno que tenga intención de lograr cargos públicos. Son puente, en su actividad ordinaria, con los ´stakeholder´ definidos por el partido....stakeholder con los que comparten objetivos y con los que pueden llegar a participar en grupos de interés constituidos como tal fuera de la propia organización política.

Bien, como podemos ver, estamos conociendo una forma nueva de participar en la vida política. Estamos viendo como se puede ejercer un activismo público (con proyección política) participando en lo que estamos llamando ´grupos de interés´.

Es obvio que tienen una gran influencia. Es necesario comprender que son segmentos ´target´ a incluir en la planificación estratégica de cualquier partido político. Y es importante conocer que, en muchos casos, su evolución temporal o definitiva hacia el concepto de grupos de presión es más habitual de lo deseable (para los políticos). 

¿Cómo explicamos la existencia de los grupos de interés?

Debido a que los individuos por si solos tiene escasa influencia en las decisiones políticas apostamos por una representación colectiva. Entendemos que su fuerza depende de su propia capacidad organizativa. Y sus beneficios, más allá de los miembros directos del grupo, se extienden a los ciudadanos pasivos que comparten intereses similares. 

Es decir, y sirva de ejemplo, un trabajador tiene fuerza en defender sus derechos laborales en la medida en que existen organizaciones (grupos de interés) que nacen para aunar a todos los trabajadores que comparten el interés de mejorar sus condiciones laborales. Mejoran, estos grupos de interés (sindicatos u organizaciones patronales), la vida de sus asociados....pero también, indirectamente (como sujetos pasivos), la de otros trabajadores o empresarios que comparten sus intereses aunque no sean miembros directos de esas organizaciones.

En la vida interna de un partido político esta realidad no es diferente. Sus militantes, asociados y simpatizantes tienen la fuerza que les da ser parte de un territorio concreto o, cada día con más presencia, compartir intereses concretos con otros militantes, asociados y simpatizantes. Cristianos dentro del PSOE que se organizan como Cristianos Socialistas; autónomos o emprendedores que constituyen grupos sectoriales de interés; colectivos sociales que se organizan desde dentro de los partidos; grupos étnicos o nacionales; ... 

Recapitulemos: los ´grupos de interés´ concentran y seleccionan intereses, ofrecen la oportunidad de participar en la vida pública a los ciudadanos y mejoran la sociedad en la medida que sus intereses son colectivos y compartidos.

¿Por qué tantos prejuicios hacia los grupos de interés?

El principal problema está en no diferenciar grupos de interés, grupos de presión o lobby. Y es así porque existe la percepción pública de que estos grupos (asociaciones) dinamitan los pilares de la democracia al ´comprar´ voluntades políticas en beneficio de sus propios intereses. Nada más lejos de la realidad en el caso de los grupos de interés y, en cualquier caso, legítima actuación cuando se actúa en los poderes públicos con las herramientas que estos mismos poderes se han concedido en democracia.

Llama la atención que el beneficiario pasivo de la actuación de esos grupos de interés (en igual medida de los grupos de presión o lobby) sea a la vez el  más critico con estos. Su individualismo ciego no le permite ver que es beneficiario de lo que otros (unidos) trabajan y defienden. Y ojo, en este punto observemos, frente al concepto del individuo que compone una democracia plural....está la representación de la diversidad social que otorgan los grupos de interés constituidos en organizaciones formales.

En el ámbito municipal identificar a estos grupos de interés, valorando el peso ´político´ que tienen en el ámbito geográfico en el que actúan, es un ejercicio esencial para partidos que quieren trabajar de manera correcta el concepto de acción política segmentada (objetivos ´target´).

Unos grupos de interés tendrán su fuerza en el número de sus miembros, otros lo tendrán en su capacidad comunicativa, los más en su presencia pública y los menos en su capacidad de influir de manera directa y desde dentro en los órganos públicos. 

¿Y qué hago....?

Necesitamos tener un mapa de grupos de interés. Conocer a sus interlocutores. Identificar cuales son sus objetivos prioritarios. Tender puentes con ellos y a la vez identificar a posibles miembros de esos grupos de interés dentro de nuestras organizaciones políticas. 

Hay que superar la visión territorial de los partidos políticos. Lo que une hoy a los ciudadanos son sus intereses compartidos. En un municipio más o menos grande a un vecino con otro le une su barrio.... SÍ....cierto......pero sobre todo le une el compartir intereses con, por ejemplo, otros padres de familia, con hijos, con un poder adquisitivo concreto y un estilo de vida similar. 

Sumen fuerzas o no asociándose para defender su ´interés´ lo cierto es que se comparten intereses como ciudadanos pasivos. Una familia numerosa comparte el ´interés´ de otras familias numerosas, sea o no asociado a ese grupo de interés, ese grupo que se constituye como asociación para defender los intereses de todas las familias numerosas de un municipio o de una región.

¿Cómo puede aunar los intereses dispersos en grupos de interés similares pero distintos?

La herramienta que como gestor público se pone a disposición de este objetivo son los consejos sectoriales. Órganos de representación municipal en los que se da voz (y hasta voto) a las asociaciones y organizaciones del municipio dentro de los sectoriales especificados desde la administración local. 

No profundizo en esta cuestión ahora.

Finalizo y lo hago recordando lo que considero más importante: el activismo político (público) hoy en día no queda en la frontera artificial y superada de los partidos políticos. Hoy en día activismo es participar de una causa concreta, defender organizadamente un ´interés´, influir en los cargos/órganos públicos,....y aunque también, no lo olvido, sea ser (activista político) un activo militante de una organización política en la que se defiende valores, ideologías y proyectos compartidos, no es lo único, no es lo más moderno y, como dice el maestro, ya toca pasar "de las sedes a la redes", "de las casas a las causas" y "de la militancia al activismo".




Gracias por leerme.........

jrbalgete@gmail.com
Twitter: @JRBAlgete